';
Inundatio avanza en su sistema de prevención y reducción del riesgo de inundaciones

 

El proyecto Inundatio continua trabajando en un sistema capaz de reducir las pérdidas derivadas de inundaciones y tormentas repentinas gracias a las nuevas tecnologías y al big data.

Lo desarrolla un equipo multidisciplinar de entidades de España, Francia y Portugal, en el marco del programa europeo de cooperación Interreg Sudoe:

  • Fundación Santa María la Real (coordinador)
  • Instituto Tecnológico de Castilla y León (ITCL)
  • Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM)
  • Clúster de hábitat Eficiente (AEICE)
  • Centre d’Etudes et d’Expertise sur les Risques, l’Environnement, la Mobilité et  l’Aménagement (CEREMA) de Francia
  • Laboratório Nacional de Engenharia Civil de Portugal (LNEC).

Su reto es generar un sistema capaz de detectar y prevenir las tormentas e inundaciones repentinas, minimizando pérdidas materiales y humanas. ¿Cómo? Colocando sensores que monitorizarán las cabeceras de las cuencas de los ríos y recogerán información hidrometeorológica. Se controlarán así aspectos como el caudal del río o la previsión de lluvia en tiempo real. La información se pondrá a disposición en una plataforma web amigable y accesible que ofrecerá, además, simulaciones de posibles escenarios de riesgo.

Inundatio aúna el conocimiento de diferentes disciplinas con los últimos avances tecnológicos y combinará la sensórica en tiempo real con inteligencia artificial, sistemas de información geográfica, modelización del terreno y telecomunicaciones. Su base tecnológica se verá complementada con el desarrollo de diferentes planes y estrategias de prevención y gestión de la emergencia.

 

Predecir el futuro aprendiendo de experiencias pasadas

El sistema diseñado facilitará la gestión de riesgos frente a inundaciones, estableciendo mecanismos de prevención, predicción y protección. Para ello se está aplicando un modelo de razonamiento basado en casos (CBR) o, lo que es lo mismo, predicción de posibles riesgos a partir de experiencias pasadas.

José Ramón Villar, del Departamento de Informática de la Universidad de Oviedo, que trabaja con el Instituto Tecnológico de Castilla y León, lo explica de forma muy gráfica:

“el CBR trata de imitar el comportamiento de nuestro cerebro que es capaz de planificar y actuar, basándose en vivencias anteriores. Ante una situación concreta, recordamos otras parecidas, discriminamos aquellas que nos parecen más relevantes, utilizamos lo que se adapta a la situación que estamos viviendo y si el resultado es acertado, aprendemos y podremos aplicarlo en el futuro”

Es así como se opera en el proyecto INUNDATIO. Los miembros del consorcio expertos en hidrología e hidrodinámica realizarán simulaciones partiendo de modelos numéricos que se extraerán de la observación de las cuencas.

“Serán las experiencias pasadas de nuestro CBR, puesto que recogerán el estado de la cuenca antes y después de la simulación, atendiendo a diferentes variables y criterios”.

Aunque las simulaciones aún no se han completado por las limitaciones de movilidad derivadas de la situación de pandemia, sí se ha avanzado en el desarrollo del sistema que permitirá recuperar, seleccionar y adaptar los datos. La información se visualizará en una plataforma web que reflejará de forma dinámica el nivel del agua en cada punto de la cuenca.

 

¿Qué beneficios aportará el sistema?

“Imagina que lleva una temporada lloviendo, los caudales de los ríos están bastante cargados y además existe una amenaza de lluvia torrencial, ¿podemos predecir qué ocurrirá?”, José Ramón Villar afirma que sí y dibuja un posible escenario para explicar con mayor claridad cómo funcionará el CBR, “recogerá la información de la cuenca y la estimación de lluvia que le proporcionemos, bien mediante una previsión meteorológica o a través de una curva de evolución de lluvias. Con esos datos, nos proporcionará una imagen muy realista de lo que sucederá en un determinado horizonte temporal – una, dos o seis horas – en diferentes puntos de la cuenca y de este modo podremos saber cuáles corren riesgo de inundación y actuar para poder prevenirlo”

El diseño del CBR podría estar finalizado este mes, paralelamente se trabaja en el desarrollo de la plataforma web y el último paso será incorporar la información exacta de los sensores y las simulaciones realizadas en las cuencas. La previsión inicial es que el prototipo pueda estar listo  a finales de este año.

 

Tres países, tres áreas climáticas, cuatro pilotos

El sistema está siendo desarrollado con trabajo en cuatro casos piloto, que abarcan las tres áreas climáticas del territorio Sudoe: oceánica, mediterránea y alta montaña y los tres países participantes. Así, en España se intervendrá en la cuenca del río Venero Claro en Navaluenga; en Portugal en las cabeceras de la ribera de las Vinhas en Cascais y en Francia en las cuencas de los ríos Nive y Gave de Pau. 

Junto a la plataforma de predicción, se desarrollarán protocolos de actuación, prevención y reconstrucción, además de otros orientados a fomentar la participación, la concienciación y la resiliencia en las zonas en las que se actúa. El proyecto contempla, además, la transferencia de conocimiento y la difusión, a través de la presente web, la publicación de informes,  organización de talleres u otras acciones divulgativas.

Inundatio se desarrollará hasta agosto de 2022 dentro el programa Interreg Sudoe, con un presupuesto de 1.427.000 euros, de los cuales el 75% son aportados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).  

Silvia

Leave a reply